Cuestiones generales

Insuflado en viviendaLa reducción de las facturas energéticas de calefacción o climatización de las viviendas, viviendas más cálidas o frescas y la reducción del efecto del cambio climático. Evitará el efecto de pared fría, las habitaciones frías se calentarán con mayor rapidez y se reducirá el riesgo de formación de condensaciones, aliviando los síntomas de las personas con alergias. Permite instalar una caldera más pequeña y económica y aporta más valor a la casa en caso de venta o alquiler al reducir el precio de calefacción y climatización. Además, mejora el aislamiento acústico y, al tratarse de un producto incombustible, proporciona seguridad en caso de incendio. El comienzo de obra es inmediato, es una instalación limpia, rápida y económica.

A partir de los años 50, en España las fachadas de los edificios se construían con dos hojas de ladrillo, generalmente de medio pie de ladrillo cara vista en la cara exterior y ladrillo hueco doble en la cara interior, dejando una cámara de aire entre ambas. El espesor de la cámara varía desde los 2 cm hasta los 10 cm, dependiendo del tipo de construcción y de la región.

La lana mineral (lana de vidrio o lana de roca) es un material aislante térmico, acústico y de protección contra el fuego que proviene de la fusión y fibrado de arenas o rocas.

Antes de realizar la instalación, el instalador o un técnico de la empresa instaladora verificará si su vivienda es adecuada o no.

No, ya que la lana mineral se insufla en el espacio vacío de la cámara de aire dentro del muro.

Insuflado a través de la fachadaSe puede insuflar en la mayoría de casas unifamiliares y plurifamiliares construidas a partir de 1950 con cámara de aire. No obstante la anchura de la cámara de aire tiene que tener como mínimo 4 cm. Se tiene que verificar que no haya ninguna entrada de agua desde el exterior, bien sea a través de una grieta en el revoco exterior bien sea a través de la juntas entre ladrillos. En este caso se debería hidrofugar la fachada para asegurar que no haya entrada de agua. También puede haber problemas de presencia de humedad por capilaridad en plantas bajas, por lo que previamente se debería realizar una diagnosis por una empresa especializada en tratamiento de problemas de humedad.

En caso de que se trate de trasdosados de placa de yeso laminado, sí se puede insuflar lana mineral, verificando previamente la correcta sujeción de la placa y reforzándola en caso necesario.

Sí, desde hace más de 25 años se instala este sistema en toda Europa con excelentes resultados.

Todos los instaladores de lana mineral tienen que estar formados y homologados. En caso de duda, se debe contactar directamente con el fabricante de la lana mineral, AFELMA o Fenercom para confirmar la homologación del instalador.

En cada fase del proceso del insuflado se asegura que el resultado es de alta calidad. Primero, se configura la maquina según la cámara a aislar. Segundo, se hace una prueba de la calidad de insuflado antes de insuflar la pared con una caja de pruebas. Tercero, el instalador vigila la cantidad de material que entra en los primeros agujeros. Y finalmente, al terminar la instalación se hace un informe que contiene una confirmación del material usado.

Toda la vida útil del edificio. La lana mineral no pierde propiedades con el tiempo, por lo que su poder aislante no se reduce.

No, aunque el insuflado se realice por el exterior no es necesario colocar andamios, si bien podrían aprovecharse andamios colocados para otro fin.

Se puede insuflar desde el interior o el exterior, dependiendo de cada caso particular. En casas unifamiliares y rehabilitaciones integrales con fachadas cara vista se suele proceder desde fuera realizando orificios separados entre sí de forma que se asegure la cobertura total.

En viviendas plurifamiliares y también unifamiliares se puede insuflar desde el interior, realizando taladros, dependiendo del ancho de cámara para ganar en velocidad de instalación.

Antes de insuflar, el técnico sellará todas las juntas como cajas de persiana. En caso de viviendas pareadas, dividirá la cámara de aire para que la lana mineral insuflada no pase a la casa vecina.

Al finalizar el insuflado se sellan todos los orificios con yeso o mortero en la tonalidad existente.

Es importante que la envolvente de la vivienda esté totalmente aislada, asegurando que las zonas habitadas y calefactadas estén aisladas. Las cámaras de aire de los muros se tienen que rellenar del todo para garantizar la distribución homogénea del aislamiento y evitar así puentes térmicos.

Para cumplir con los requisitos térmicos en la Comunidad de Madrid se recomienda la instalación con un mínimo de 4 cm de cámara de aire.

No. Los agujeros que permiten el insuflado bien desde el exterior o bien desde el interior se sellan con yeso o mortero, imitando la tonalidad del mortero de junta antiguo o en caso de insuflado desde el interior, imitando la textura de la pared.

En edificios construidos a partir de los años 80 puede haber aislamiento en forma de planchas. Dependerá del ancho de la cámara sin aislamiento y de cómo esté fijado el aislamiento existente. En el hueco existente se puede insuflar lana mineral si éste es igual o mayor a 4 cm.

Depende de las dimensiones de la vivienda y debe confirmarlo el instalador, pero de forma general:

  • Un piso en edificio colectivo con dos frentes de fachada: un día
  • Un chalet individual: dos días
  • Un edificio de ocho alturas y dos viviendas por planta: seis días

El ruido de la máquina de insuflado puede ser similar al de un aspirador doméstico.

La lana mineral es incombustible y no contribuye a la expansión del fuego dentro de la cámara de aire, al contrario que otros materiales aislantes, aportando seguridad, especialmente en puntos críticos (chimeneas, enchufes, cableado, etc.).

No, el insuflado de lana mineral no genera condensaciones puesto que, a diferencia de otros materiales aislantes, permite la transpiración.

La lana mineral es hidrófuga y por lo tanto no atrae la humedad.

La lana mineral no se descompone con el paso del tiempo, debido a su carácter inerte. Mantiene las prestaciones del sistema inalteradas durante toda la vida útil del edificio y no se degrada con el tiempo.

Depende de cada caso particular, pero se puede llegar a ahorros en torno al 35% en la factura energética.

Si el insuflado se realiza desde el interior se recomienda retirar los muebles que estén en contacto con la pared, dejando un pasillo de 1 m mínimo para que el técnico pueda trabajar cómodamente.

La realización de taladros en el interior de la vivienda puede generar algo de polvo, por lo que se recomienda proteger aquellos muebles y objetos que puedan acumular más polvo (sofás, sillones, camas, alfombras).

Siempre es mejor aunque sea en el caso de obras menores avisar al vecino para minimizar las molestias que se puedan provocar o bien en caso de que los instaladores requieran el permiso de paso para acceder a alguna zona del edificio a aislar.

Durante el insuflado en cámaras de aire, la parte más molesta es el taladrado de agujeros desde el interior o exterior de la vivienda, que puede durar 1 hora aproximadamente, dependiendo de la superficie a aislar.

Si el insuflado se realiza desde el exterior, es recomendable que el instalador pueda acceder al interior de la vivienda, bien para sellar cajas de persiana, bien para comprobar la continuidad del muro interior. Si la instalación es desde el interior necesariamente el instalador tendrá acceso a la vivienda.

La lana mineral está certificada con el sello voluntario EUCEB, que garantiza la salubridad de la lana mineral.

Los fabricantes de lana mineral reciclan la lana mineral procedente del propio proceso de producción y del proceso de control de calidad fundiéndola y añadiéndola al inicio del proceso de producción.

PUESTA EN OBRA

Conozca todos los pasos del proceso de insuflado de lana mineral. Desde la primera etapa de inspección de las fachadas, hasta llegar al informe final que elabora la empresa instaladora.

SEPA MÁS